¡Ahora puedes compartir este contenido!

En los últimos días la tendencia para caballeros es acudir a las famosas “Barber Shop” con el fin de recibir un trato especial, sentirse más cómodos y ¿por qué no? Hasta darse la misma oportunidad que las damas.

Debemos comprender los deseos y lujos masculinos, lujos que se confunden con necesidades gracias a la mercadotecnia y a los cambios de ideologías de los seres humanos.

Mujeres VS Hombres

Casi siempre, somos las mujeres las que “gozamos de privilegios”, tanto en las marcas, productos como en los servicios.

Pero eso también puede ser gracias a que se estaba acostumbrado que el verse bien, cuidarse, aplicar productos, etc. solo era para mujeres; cuando un hombre se interesaba por su belleza o expresaba vanidad era mal visto por el entorno.

En realidad, he escuchado muchos comentarios que vienen de los caballeros quejándose de la falta de productos especiales para hombre, y se preguntan

  • ¿Por qué usar el mismo shampoo que ellas? – ¿La crema corporal me hidrata de la misma forma? – ¿Con este jabón con aroma a lavanda me puedo rasurar?

Por mencionar algunos.

Entonces nos podemos dar cuenta que ellos tienen las mismas inquietudes que nosotros, gracias a la apertura de mentes que se ha inculcado poco a poco, se sienten libres de exigir cuidados especializados que se lograrán gracias a los productos y servicios.

 

Un poco de historia

¿De dónde derivan?

Sin embargo, es importante aclarar que este oficio existe desde el siglo XVIII, en ese entonces, se le llamaba Cirujano-Barbero.

 

En esa época, el trabajo del barbero no se limitaba a rasurar barbas y cortar cabellos. También realizaban extracciones dentales, llevaban a cabo sangrías y realizaban cirugías de poca envergadura.

 

Principalmente, los hombres que pertenecían a la nobleza eran los dichosos, ellos principalmente contrataban los servicios para mantener su físico impecable, mostrarse vivos y cuidados en eventos importantes como bailes, presentaciones, y más.

Este oficio no se aprendía en un colegio sino por los padres, era un negocio que se heredaba (obviamente solo los caballeros podrían aprenderlo) y que al ser de esta manera lograban un ingreso seguro, ya que eran reconocidos por los nobles y entonces estos confiarían en los sucesores.

Pero no todo era “color rosa”, para que el pago fuera justo debían saber las dos técnicas (dientes y cabello/vello) pues un simple barbero no obtenía ni el mismo reconocimiento, ni la misma confianza y mucho menos la misma paga.

 

¿Por qué usar los portes fuera de las barberías?

Se dice que la mayoría de los barberos iban de un poblado a otro ofreciendo y cubriendo su servicio, pero otros más se establecían en alguna ciudad, esto gracias a que para el siglo XIX los cirujanos eran independientes de los barberos.

Los establecimientos acostumbraban a poner un poste blanco afuera para identificarse y en caso de estar con algún cliente la seña era un trapo manchado de sangre, esto era desagradable por lo que unos años después se cambió la sangre por franjas rojas de pintura.

Barberos a finales del siglo XIX

Hasta mediados del siglo, la gente de bajos recursos se cortaba entre ellos, tanto cabello como la barba en casa, mientras que, los nobles alemanes y españoles tenían sus propios utensilios para cortar el vello, no era posible compartir los instrumentos.

Pero para 1860 en Inglaterra se creó la primera navaja para rasurar, esta, la ocuparían para los clientes más importantes.

Los barberos de 1980

Fue en esta década en la que se empezó a escuchar sobre las estéticas unisex, era algo nuevo y moderno pues ahora toda la familia podía acudir al mismo establecimiento ahorrando tiempo, en estas se hacían desde peinados, cortar cabello, bases, depilaciones y rasuraban.

Sin embargo, existían aún las barberías pero a estas acudían los señores tradicionalistas con buena solvencia económica y adultos mayores en su mayoría.

Además, para la gente joven estaba impactando mucho la tendencia de dejar más largo el cabello, por lo que ya no acudían en demasía a las barberías o estéticas, se dejaban las rayas a un lado, los flequillos y las patillas remarcadas solo para los niños y adultos.

A ello se le suma que por la moda muchos hombres dejaron de utilizar barba, lo cual también generó un gran impacto, tal vez negativo para estos negocios.

Los barberos de la actualidad

barberias

Es para principios de 2012 aproximadamente, cuando en México se empiezan a retomar los looks masculinos con barba y bigote (en variantes de forma de acuerdo al tipo de rostro y estilo de la persona).

También se potencializan los productos especiales para crecimiento, nacimiento, cuidado y para afeitar; así como resurgen las barberías (espacios exclusivos para caballeros) donde semanal o quincenalmente, el joven o señor acude para rebajar el bello, aplicar mascarillas y darle forma tanto al cabello como al vello.

Lo que debes de saber

Si eres de los chicos que ya se acostumbró a vivir con barba y la cuida lo mejor que puede, te compartimos información que te servirá completamente para mantener una imagen impecable, no olvides que la barba habla de ti, de tu personalidad, y no me refiero solo en lo creativo o en lo clásico, sino en lo higiénico y cuidadoso que eres en tu vida diaria.

Beneficios de acudir a estéticas masculinas

  • Especialistas en estilismo masculino
  • Conocimientos especiales de cortes para barba
  • La atención es exclusiva
  • Tratamientos para el vello de bigote y barba
  • Productos especiales para su tipo de piel
  • Mobiliario adecuado y cómodo tanto para el cliente como para los barberos

 

Barberías en Puebla:

  • 3 Caballeros Barbería – 25 Ote.
  • La Barbería – La Paz
  • Barber Shop Fixer – Camino Real
  • Retro DM – 43 pte
  • The Barber´s Spa – 31 ote
  • Barba Mala – Circuito Juan Pablo II

 

Un negocio como este también requiere reconocimiento, si eres dueño de un negocio de este tipo, ¿No has pensado en diseñar una página web para tu barbería? Tendrías un gran diferenciador y una herramienta más para comunicarte con tu público dando un servicio especial.

Si eres un cliente frecuente, ¿Qué otras atenciones te gustaría tener? Increíble que lo que antes era un privilegio ahora lo podemos tomar como una moda.

 

¡Ahora puedes compartir este contenido!